Blog

Clasificación Arancelaria

Comercio Exterior

¿Sabría a qué se refiere si alguien le habla de un dlugopis o de un ruchka? ¿Y si alguien te habla de un kuulakärkikynä? Pues simplemente le están hablando de un bolígrafo, pero están utilizando otra lengua.

Es lo que le diría un polaco, un ucraniano y un finlandés respectivamente. Para poder entendernos con clientes y proveedores que hablan una lengua diferente a la nuestra, nos vemos obligados a buscar una lengua en la que ambas partes sean capaces de entenderse, por ello normalmente las relaciones internacionales tienden a realizarse en inglés.

En las transacciones internacionales la mercancía se mueve de un país a otro y ha de pasar al menos por la aduana de salida y la aduana de entrada. A las aduanas puede que nos les sirva simplemente saber que la mercancía es un bolígrafo. Puede que necesite saber si el bolígrafo es de metal o de plástico, si la tinta es roja o negra o incluso si su uso va a ser doméstico o industrial. O puede que simplemente saber que es un bolígrafo le resulte suficiente para saber qué medidas aplicar a la entrada de ese artículo en el país: qué requisitos ha de cumplir, cómo ha de justificarlos y qué tributos ha de pagar antes de ser importado en el país de destino.

De alguna manera las aduanas también buscan una lengua común: para entenderse entre aduanas, para entenderse con los agentes de aduanas, con los importadores, con los exportadores y con todos aquellos agentes que interactúan con las aduanas.

Millones de toneladas de mercancía moviéndose a diario de un país a otro requería de un sistema de codificación sencillo, preciso, objetivo, polivalente y flexible.

Tras muchos intentos fallidos, en el año 1988 entró en vigor el sistema armonizado, conocido popularmente como HS, por sus siglas en inglés (Harmonized system). Un sistema al que se ha adherido la gran mayoría de países del mundo. Un sistema basado en guiones. Un sistema con códigos y descripciones, una descripción para cada código y un código para cada descripción. Un sistema que está estructurado en secciones, capítulos, partidas y subpartidas. Un sistema que incluye 6 Reglas Generales de interpretación. Un sistema que permite la adaptación del mismo a las necesidades propias de los usuarios, permitiendo así la creación de la Nomenclatura Combinada y el Taric, utilizados única y exclusivamente en la Unión Europea. Un sistema gracias al cual podemos decir que todas las aduanas del mundo se entienden a la perfección cuando hacen referencia a un determinado artículo.

Para las empresas que operan en mercados internacionales es de vital importancia conocer este sistema y clasificar correctamente sus productos.